Skip Main Navigation
Page Content

Instituto para el Desarrollo Humano

Área Empresarial:

El Instituto para el Desarrollo Humano diseña y ofrece programas educativos para aquellas empresas que están comprometidas con proporcionar a sus clientes un servicio de excelencia.  En la Empresa, la cultura no es un fenómeno espontáneo sino el resultado de un sistema de convivencia empresarial eficiente que dirige los esfuerzos de todo el personal hacia una dirección determinada enfocada al servicio. El concepto de "Cultura" incluye los valores, o sea aquello a lo que damos importancia así como  los criterios en los que nos sintonizamos para la Toma de Decisiones.   Implantar una Cultura de Excelencia en el Servicios, donde lo importante es la satisfacción del cliente, implica para la empresa una ventaja competitiva.  El énfasis está en la integración de los elementos de:  Revisión de Procedimientos, Toma de Decisiones, Ética y Trabajo en Equipo para la Prestación del Servicio Interno y Externo.

En la Empresa, nuestros servicios se dirigen a la búsqueda de estrategias orientadas a resultados en forma permanente.  Los análisis que proveemos implican una inversión que permite al empresario maximizar sus recursos limitados.  Están presentes los criterios de costo - beneficio y de la ética del mundo empresarial.

Dentro de la organización, nos dirigimos hacia la creación de estrategias e interacciones en donde los beneficios se enmarcan en función de los valores, Desarrollamos estrategias corporativas para enriquecer una Cultura Empresarial que permita el crecimiento y el desarrollo, minimizando costos de fricción que signifiquen ineficiencia.


Área Personal:

En la Consulta Personal partimos del paradigma de que el Ser Humano tiene libre albedrío, puede tomar decisiones y es responsable de sus actos.  En la consejería ayudamos a las personas a que evalúen sus propias contribuciones en la solución de los problemas que se les presenten.  La consulta decisional es una estrategia en la cual las personas evalúan cuáles son los actos que les ayuden en la resolución de sus problemas y en la definición de las metas que deseen alcanzar, desde una óptica ética y/o racional. Las herramientas del consultor son la lógica (pensamiento congruente), la racionalidad (ejecución de medios a metas) y la ética (su convivencia con los demás).

Durante el proceso de la conversación se utiliza la técnica de la mayéutica y se trabaja de acuerdo con el interés del cliente.

En la consulta personal se trabaja en el desaprendizaje de su conocimiento que pudiera obstaculizar el logro de sus metas. A esto se le llama también Reingeniería Interna.

 

Save This Event

Event Saved