En realidad no se fueron tan rápido como el pan caliente, pero las boletas para participantes en el Startup Weekend (SW) de Bogotá se agotaron muy pronto. Salieron a la venta el lunes 10 de septiembre y el miércoles 17 de octubre –poco más de cinco semanas después– ya se habían vendido todas las 80 boletas que teníamos disponibles.

Esto fue un gran logro, especialmente teniendo en cuenta que no hubo ninguna publicidad ni difusión a través de medios masivos de comunicación. Todo se hizo a través de las redes sociales, especialmente las cuentas de Twitter y Facebook de Startup Weekend Colombia, del ‘word–of–mouth’ y de algunos aliados como los meetups de BogoDev y de BogoTech, el “Founder Friday” de Ellas 2.0, y el programa “Miércoles de Emprendimiento” de la Universidad Javeriana, que nos permitieron hacer la presentación del Startup Weekend en sus eventos.

Teníamos planes –y nos hubiera gustado haber tenido más tiempo– para difundir el SW y haber conseguido nuevos participantes provenientes de instituciones educativas, gremios, y entidades y organizaciones relacionadas con el emprendimiento y los negocios. Pero las boletas se agotaron demasiado rápido. Todas se adquirieron dentro del plazo “early bird”, que iba precisamente hasta el 17 de octubre y después del cual el costo se incrementaba.

Esto habla muy bien del trabajo que han hecho los equipos organizadores de versiones anteriores del Startup Weekend Bogotá, que en el lapso de un año y medio y en apenas tres ediciones del concurso, han logrado posicionarlo muy bien entre el ecosistema de emprendimiento en la capital.

También es un reconocimiento al prestigio que tiene la marca, el nombre “Startup Weekend”, a nivel mundial. Y es un compromiso grande para los organizadores del evento de noviembre, que tenemos la responsabilidad de cumplirles a los participantes que depositaron en nosotros su confianza, y de seguir dejando el nombre de este evento en alto.

Sin embargo, es necesario seguir trabajando por dar a conocer la iniciativa del Startup Weekend entre la comunidad en general, no sólo entre el ecosistema local de emprendimiento tecnológico, que todavía es muy pequeño y que se beneficiaría con nueva gente y con nuevas ideas.

Por ejemplo, esta vez se hizo un esfuerzo por lograr una mayor participación de mujeres, y en parte se logró, pero todavía existe un déficit enorme: de 80 participantes, solamente 13 son mujeres. Entiendo que en la anterior versión de SW Bogotá solamente había una participante.

Algo en lo que también existen inconvenientes y limitaciones, es en el pago con tarjeta de crédito por internet. Varias personas nos escribieron comentándonos si había formas alternativas de pago.  Es una limitación para el SW pero es también una traba para el comercio y los servicios en general, cuando –ya sea por desconfianza, desconocimiento o falta de acceso al sistema bancario– las personas no realizan pagos por internet.

Intentamos facilitarles las cosas a los interesados habilitando los pagos en efectivo en los distintos eventos en los que participamos con el fin de difundir el SW, y anunciando con antelación que recibiríamos pagos durante estos eventos. Pero, aun así, muy pocas personas terminaron pagando en efectivo. Existen todavía barreras importantes en cuanto al sistema de pagos que limitan la participación de muchas personas en este tipo de eventos.

Finalmente, hubiéramos querido tener un grupo de participantes patrocinados por alguna entidad. Sin embargo, este tipo de gestiones toman su tiempo y  este importante objetivo no se logró en esta ocasión.

Creemos que al ir posicionando gradualmente el Startup Weekend y al darlo a conocer entre diversas organizaciones, estamos sembrando con el fin de que futuros organizadores del evento consigan participantes más diversos, y patrocinios para personas talentosas y con ideas que necesitan que alguien les dé una mano para poder participar.

Ana Carolina Pereira

@Las5Ws